Actividad: Paseo de Maravilla

Porque tendemos a proteger aquello que nos importa y aquello que valoramos, queremos contribuir a fortalecer el vínculo que nos une con la naturaleza y desarrollar actitudes que nos ayuden y motiven a querer cuidarla y protegerla.


Compartimos una actividad que hemos traducido y adaptado del centro de recursos del Institute for Humane Education.


Esta es una actividad que se puede realizar tanto con niños y niñas más pequeños como con adolescentes y adultos. Podemos hacerla en familia o en pareja y, a pesar de su sencillez, os aseguro que no os dejará indiferentes.

Esta actividad implica contacto entre los participantes, por lo que, debido a la situación actual, comprendemos que pueda ser más difícil llevarla a cabo en entornos fuera del círculo familiar o más cercano. Pero aún así no queríamos dejar de compartirla, ya que es perfectamente adaptable y su mensaje es de gran inspiración.

Sólo se necesita estar en un entorno natural, que puede ser un jardín urbano, un parque, un bosque, el campo o incluso el balcón de casa. Lo ideal es que se pueda interactuar con vegetación, observar especies de insectos o aves y escuchar los sonidos de la naturaleza.




Paseo de Maravilla


El paseo de maravilla se realiza en parejas, hay un líder o guía y un seguidor, y podrán después intercambiar los roles durante la actividad.


Al comienzo, los participantes se disponen por parejas para explicarles bien la actividad antes de iniciarla.


La actividad se realiza en absoluto silencio.


El procedimiento es el siguiente:


  • La persona que lidera de cada pareja tiene que ofrecer una experiencia muy especial a su compañero/a, a través de la cual le invita a conocer nuevos aspectos de la naturaleza y a despertar sus sentidos.


  • Quien está siendo guiado/a deberá llevar los ojos cerrados y seguirá los pasos de su guía, quien le llevará de la mano a cualquier rincón natural que quiera compartir con él/ella, como por ejemplo, un precioso árbol.


  • En el caso del árbol, una vez estén cerca, el guía reclinará con suavidad la cabeza de su compañero/a y suavemente le dará un toque en la sien con el dedo. Esa es la señal para abrir los ojos y echar un vistazo a lo que su guía le haya querido mostrar. Le dejará unos segundos y volverá a darle un toque en la sien, que será la señal para que cierre de nuevo los ojos.


  • Para despertar el sentido del tacto, la persona que está guiando puede llevar las manos de su compañero/a a la corteza del árbol. Si por ejemplo escucha el cantar de un pájaro, puede tocarle levemente el lóbulo de la oreja para que preste atención a los sonidos.


  • Ver de cerca la corteza de un árbol, mirar hacia arriba y ver el tronco y la copa, o un insecto, un grupo de hormigas inquietas. Escuchar el crujir de las hojas bajo sus pasos, las hojas moverse con el viento. Oler la tierra húmeda, una planta... ¡Pueden dejar volar su imaginación con lo que sea que les inspire en el momento!


  • En el caso de que hubiera una flor, el guía podría dar un toque en la parte posterior de la rodilla, lo que sería una señal para que este adopte una postura más próxima al suelo, se siente o se tumbe. De esta forma el guía podrá posicionar suavemente la cabeza del compañero/a más cerca de la flor y, con un pequeño toque en la nariz, despertar su sentido olfativo.






  • Pasados unos 5-10 minutos de paseo, es momento de que los participantes de cada pareja intercambien su rol. La señal para ello puede ser hacer sonar una campanilla o unos golpes de tambor.


  • Una vez los participantes hayan experimentado ambos roles, les invitamos a compartir cualquier experiencia del Paseo de Maravilla que ha sido especialmente significativa para ellos.


Fomentar una conciencia más profunda y una apreciación por el mundo natural, los pequeños detalles y las maravillas que en cada rincón suceden, crea una mayor motivación hacia la protección de las distintas especies y del planeta. Una vez que experimenten este paseo, la idea de por qué es necesario proteger nuestro planeta se vuelve mucho más obvia. En lugar de ofrecerles una visión más teórica sobre el valor de la conservación ambiental, los participantes tienen un entendimiento más personal sobre lo que se les está pidiendo porque lo han visto y sentido.


Esta actividad nos ayuda a mirar con los ojos del corazón, a hacer la conexión, reflexionar y ponernos en marcha para actuar por aquello que sabemos que es importante.

¡Esperamos que la disfrutéis!


Nos encantará leer vuestros comentarios y saber si la ponéis en práctica, si la adaptáis o si es necesaria alguna aclaración.

Suscríbete a nuestro boletín y recibe de regalo nuestra guía descargable  "7 Claves Para Comenzar a Incorporar la Visión Humanitaria a Tu Práctica Educativa"

  • Facebook
  • Pinterest
  • Instagram